La tienda de ropa Zara ha conseguido demostrar que una mujer de Zaragoza compraba ropa nueva en sus tiendas, le ponía las etiquetas de esta a su ropa vieja y la devolvía a la tienda. Es decir, conseguía un armario perfectamente renovado a coste cero.

Ahora, la acusada ha sido condenada a seis meses de prisión por un delito de estafa.

Un método muy sofisticado

Tania, de 31 años, consiguió robar ropa durante más de medio año en la tienda Zara, de la multinacional Inditex, utilizando un método muy elaborado: la mujer utilizaba el plazo de retorno de la ropa de un mes para comprarse vestuario nuevo, sacarle las etiquetas, coserlas en el vestuario viejo y devolverla a la tienda. De esta manera, la mujer devolvía su ropa utilizada asegurándose la devolución del coste económico de la nueva. 

La multinacional ha podido demostrar hasta seis operaciones de estafa entre octubre de 2017 y 2018

Después de hacerlo varias veces, los mecanismos de control internos de la empresa Zara acabaron destapando la estafa y la llevaron a los juzgados.

El pasado 30 de septiembre el Juzgado de lo Penal 4 de Zaragoza llegó a la conclusión de que la mujer era culpable del delito de estafa continuada; ya que, según explicaron las trabajadoras durante el juicio, la mujer no solicitaba nunca la devolución en efectivo porque sabía que eso no lo podía hacer la cajera normal y lo tenía que autorizar a una encargada.

Además, también pudieron demostrar el alto conocimiento de la mujer sobre el dominio de las técnicas de etiquetado que le permitían seguir estafando a la empresa sin ser descubierta.

Finalmente, la multinacional ha podido demostrar hasta seis operaciones de estafa entre octubre de 2017 y 2018, según informa el diario Heraldo. De momento, la mujer no tendrá que entrar en la prisión porque no tiene antecedentes, aunque si reincide sí que lo tendrá que hacer.