Los celos pudieron ser la principal motivación de la mujer que, presuntamente, coció la cabeza de su pareja para entregársela, metida en una caja, a la amiga, según ha apuntado el psiquiatra José Carlos Fuentes en el programa Espejo Público. Parece ser que la amiga, a la que María del Carmen dio la caja, era amante de la víctima, Jesús.

La cabeza hallada es de Jesús

El cráneo, que apareció metido en una caja en Castro Urdiales (Cantabria) el sábado, corresponde a Jesús, un bilbaíno de 67 años desaparecido en abril y pareja de María del Carmen, la mujer que el juez ha mandado a prisión por este caso. Así lo han confirmado los análisis, que también han indicado que la cabeza estaba prácticamente descarnada.

Se amplía la investigación

Después de confirmarse que la cabeza de la víctima corresponde a Jesús, la Guardia Civil ha ampliado la búsqueda de pruebas a unos terrenos que tienen unos 1.200 metros cuadrados y que son propiedad de la víctima. El objetivo es encontrar restos del cuerpo que aún no se ha encontrado.

El primo carnal de la víctima, Carlos Ricondo, quien custodia actualmente los terrenos, no cree que la policía encuentre nada, ya que asegura que no ha habido movimientos de tierra en los últimos meses. También asegura que la detenida desconocía el lugar exacto donde se encuentran estas fincas.

Ricondo también ha indicado que los hijos de Jesús no tenían relación con él desde hacía años, tras separarse de su mujer, y que “hasta el momento” no se han puesto en contacto con nadie.

Termina la inspección en la casa

La Guardia Civil ha terminado la inspección de la casa de Jesús, la pareja de la mujer detenida y que se encuentra en prisión desde el martes. La inspección del dúplex se ha prolongado durante los últimos cinco días, durante los cuales también ha participado el perro Marley, especializado en la localización de restos biológicos y al que ya se recurrió en casos como el de Diana Quer o Gabriel Cruz.