Nuevos datos sobre la mujer detenida por su posible relación con la cabeza encontrada dentro de una caja en Castro Urdiales, Cantabria. La Guardia Civil, que investiga el caso, trata de determinar si la cabeza hallada es la del novio de la detenida, tal y como asegura ella.

La sospechosa habría cocido la cabeza con agua y la habría envuelto en papel de plata

El programa Espejo Público ha dado a conocer, este martes, que la sospechosa presuntamente habría cocido la cabeza de su novio, antes de meterlo en la caja, con el objetivo que no desprendiera olor y por lo tanto no levantar sospechas. Para ello, coció la cabeza con agua y después la envolvió con papel de aluminio.

Desaparición en febrero

Jesús, que tenía 67 años, desapareció en febrero. La mujer denunció su desaparición un mes más tarde, argumentando que su novio la había abandonado sin dar explicaciones. A la policía no le cuadró esa versión, ya que comprobó que en las cuentas de Jesús no había habido movimientos bancarios. Eso llevó a la policía a registrar el piso. Antes de hacerlo, Carmen fue a casa de una amiga y le entregó una caja, en la que le aseguró que había juguetes sexuales. La mujer le dijo a la amiga que no quería que la policía encontrara sus supuestos juguetes sexuales para que no se llevasen mala impresión.

El pasado sábado, meses después que Carmen entregara la caja a su amiga, ésta abrió la caja por curiosidad y descubrió la cabeza de un hombre en su interior. Carmen, al ser detenida, aseguró que la cabeza la encontró en la puerta de su casa y que la guardó porque era el único recuerdo que tenía de su pareja.

A disposición judicial

La mujer detenida por su posible relación con el cráneo encontrado ha pasado, este martes por la mañana, a disposición judicial. Tiene antecedentes por estafas cometidas en los años 2013 y 2017. Mientras, el laboratorio de criminalística sigue analizando los restos humanos encontrados dentro de la caja. La investigación se encuentra bajo secreto de sumario.  

Preguntas sin respuesta

La investigación tiene muchos frentes abiertos aún para esclarecer. Aparte de confirmar o no la participación de la detenida en el crimen, también se investigan las causas. Un supuesto móvil sería el económico. También será necesario aclarar cómo se produjo el crimen, si la sospechosa tuvo ayuda o no y dónde está el resto del cuerpo del hombre decapitado. La policía también intenta aclarar por qué la mujer se quedó con la cabeza.