Una mujer sevillana está buscando el cadáver de su supuesto padre en un cementerio para poder cobrar una herencia de más de tres millones de euros. La mujer lleva 5 años intentando demostrar que es hija del hombre.

En su testamento, el hombre, que murió a los 85 años, solo nombra a sus sobrinos, pero la mujer está convencida de que, una vez pueda encontrar el cadáver en el cementerio, podrá demostrar sus supuestos lazos familiares.

Cinco años tras el cadáver

La mujer está inmersa en un juicio para demostrar la supuesta paternidad del muerto desde hace cinco años. Desde entonces, todavía no ha podido localizar el cuerpo del hombre, que se sospecha que podría estar enterrado en el cementerio de un pequeño pueblo de la costa de Cantabria.

Si la mujer consigue demostrar su teoría, se convertiría en la única hija del hombre, y podría acceder a la herencia de 3 millones de euros. No obstante, solo podría cobrar el 66%, lo que se conoce como 'legítima', según informa el Diario de Sevilla.

Sabe el cementerio, pero no la sepultura

El responsable del cementerio asegura que, de acuerdo con el libro de muertos, el cuerpo del hombre está enterrado allí, pero "no se especifica la ubicación de la sepultura". Así, el cadáver podría encontrarse entre los restos del panteón familiar o en otro lugar, totalmente desconocido hasta ahora.

Según el abogado de la mujer, el cementerio en cuestión todavía no ha procedido a identificar los cuerpos que están enterrados en el panteón del hombre, lo cual dificulta la realización de una exhumación (en caso de que estuviera allí). Si, finalmente, se consigue hacer una comparación genética entre los restos del muerto y su supuesta hija, los resultados serán "decisivos e ineludibles" para resolver toda la cuestión.

Si, al fin, la mujer consigue demostrar su historia, podrá tener acceso a su parte millonaria de la herencia.