El cuerpo sin vida de la chica que desapareció en Ibiza hace dos semanas ha aparecido en un bosque próximo al pueblo de Sant Antoni, lugar donde ella era residente.

De momento, se están investigando las causas de la muerte aunque la policía cree que ha sido voluntaria.

La desaparición

Sara Lewis, una joven de origen canadiense, desapareció el pasado 5 de octubre en el municipio de Sant Antoni de Portmany. Tres días más tarde, sus amigos lo denunciaron a la Guardia Civil aunque poco después declararon que la desaparición había sido voluntaria.

Finalmente, esta semana los Servicios de Emergencia de la isla volvieron a reactivar la búsqueda y ahora, han encontrado el cuerpo sin vida de la chica en una zona de bosque de Sant Josep a pocos kilómetros de Sant Antoni, pueblo donde ella residía desde hacía más de diez años.

Según informa el Diario de Ibiza sus amigos han hecho un comunicado público explicando que la joven era una gran activista: fundadora de la ONG The Nature Project entre otros muchos proyectos de sensibilización medioambiental. 

La Policía Judicial de la Guardia Civil están investigando las circunstancias de la muerte aunque la mayoría de indicios apuntan que ha sido voluntaria.