Un pescador británico ha muerto después de ser mordido por una serpiente marina mientras trabajaba en un barco de arrastre, según han informado fuentes de la investigación.

Harry Evans, de 23 años, estaba trabajando en el buque Ocean Exporter, en Australia, cuando recibió una mordedura fatal. Se cree que ha sido la primera persona en morir como resultado de una mordedura de serpiente marina en Australia durante más de 80 años.

 Es la primera persona en morir como resultado de una mordedura de serpiente marina

 

La investigación ha detallado que el joven pescador había estado inspeccionando una red de pesca cuando fue mordido por la serpiente marina de tres pies con banda negra. Inicialmente no sufrió ningún efecto negativo, pero su estado de salud "se deterioró rápidamente" y quedó inconsciente, informa Mirror.

El patrón del barco, Nicolas Hoard, solicitó atención médica y varios especialistas lucharon para salvar la vida del británico. Pero sus intentos no tuvieron éxito y Evans fue declarado muerto antes de que el arrastrero llegara a la orilla.

“Más feliz que nunca”

Durante la audiencia en el tribunal forense de Dorset, se leyó una declaración de la madre de Harry, Sharon Evans. La mujer explicó que su hijo estaba "en el momento más feliz de su vida" antes de la tragedia.

Su progenitora manifestó que a su hijo le encantaba su estilo de vida y el trabajo duro. También era una persona “extremadamente popular” y que “ha dejado huella en todas las personas que conoció”, concluye su madre.