Un hombre de 73 años ha muerto por la picadura de una avispa asiática en Poio, Pontevedra. Su mujer también recibió las picaduras de este peligroso insecto pero ha podido salvar su vida.

Una picadura letal

Un hombre fue atacado por una avispa asiática en su propia finca situada en la parroquia de Raxó, en el municipio gallego de Poio. Hasta allí se trasladó el servicio de emergencias de Pontevedra después de una llamada recibida a través del 112. Aunque intentaron reanimarlo, la picadura fue letal.

Murió casi en el acto

Los servicios sanitarios se trasladaron rápidamente con un helicóptero medicalizado pero murió prácticamente en el mismo momento que recibió la picadura de este peligroso animal. Se le practicaron varias maniobras de reanimación durante 45 minutos pero nada pudieron hacer para salvarlo.

Su mujer también recibió las picaduras pero en este caso no tuvo el mismo desenlace y no fue letal. Aunque las autoridades sanitarias no han confirmado la zona donde fueron atacados, la mujer tan sólo ha sufrido las molestias del ataque del insecto.

Segunda muerte en un mes

Galicia ha puesto la alerta por la llegada de esta avispa invasora que acaba con las avispas comunes del país pero también pone en peligro la vida de las personas. El pasado 10 de mayo, otro hombre de Santiago murió por lo mismo. La llegada de este insecto no es nueva. Anteriormente se han registrado otros muertos como el año pasado en Asturias. Pero la frecuencia de los casos ha aumentado.

En otros países como los Estados Unidos han alertado a la población de lo que consideran una amenaza real. Y combatirla, teniendo en cuenta su alta capacidad de reproducción, es ahora mismo todo un reto.