El perro Marley, experto en la detección de restos biológicos, ha muerto este domingo por un paro cardiaco. El animal que ayudó en las búsquedas de Diana Quer, del niño Gabriel Cruz, o, más recientemente, de Dana Leonte y de Jesús Mari, la víctima del crimen de Castro Urdiales, sólo tenía tres años y un historial impecable.

La Guardia Civil se ha despedido del pequeño animal mediante un tuit, este lunes, donde lo califican como "una estrella buscando cadáveres" y lamentan profundamente la pérdida.

Un héroe con un currículum impecable

Hijo de los perros Hércules y Lola, Marley era capaz de trabajar durante jornadas increíbles que podían llegar hasta las 30 horas, y era un ayudante indispensable por la Guardia Civil.

Una de las últimas búsquedas más relevantes y donde el perro hizo una de estas jornadas exhaustivas fue en la búsqueda de Jesús Mari, la víctima del crimen de Castro Urdiales (Cantabria). Al hombre lo decapitó supuestamente su pareja, Mari Carmen, y esta guardó la cabeza en una caja de cartón que se la dio a una vecina diciéndole que "teóricamente" había juguetes sexuales. Pese a los esfuerzos, el cuerpo sin cabeza del hombre continúa desaparecido.

Marley sí que tuvo éxito en el caso del informático de Getxo José Antonio Delgado. El hombre había quedado para una cita sexual con una pareja que lo acabó matando, y su cuerpo apareció en Zaragoza el pasado 1 de octubre.

El animal también colaboró en la búsqueda del pequeño Gabriel Cruz, el niño al que la novia de su padre enterró en una finca familiar de Níjar (Almería) en marzo de 2018. En este caso, el animal consiguió encontrar el rastro de sangre del niño donde la mujer lo había golpeado con el hacha y lo había empujado contra la pared.

Sustituto de Elton

Los expertos lo han considerado como uno de los mejores perros del instituto armado

Además, Marley fue el sustituto del famoso perro jubilado Elton y lo acompañó en la búsqueda de la joven madrileña Diana Quer, el pasado diciembre de 2017. El cuerpo de la chica de 18 años secuestrada, agredida sexualmente y estrangulada que apareció en el pozo de una nave industrial abandonada a Rianxo, en A Coruña.

Finalmente, Marley también ayudó en el crimen del concejal de Llanes (Asturias) Javier Ardines. Esta vez con la ayuda de otro perro, también famoso: Arthos. Allí, los dos animales llegaron a descubrir en casa del sicario los restos del spray paralizante que se utilizó para matar al concejal.

Los elogios hacia el perro han estado numerosos: entre ellos, los expertos del equipo de detección de restos humanos, que lo han considerado como uno de los mejores perros del instituto de la armada, según el diario 20 Minutos.