El pequeño francés de 10 años, Nolan Moitti, ha muerto este sábado ocho años después de haber comido una hamburguesa contaminada con la bacteria Escherichia coli que lo había dejado gravemente discapacitado sin poder hablar, caminar y con dificultades para comer.

Según Le Parisien, Nolan fue uno de los 15 chicos que enfermó en 2011 por ingerir medallones de carne de la cadena Lidl, cuando apenas tenía 23 meses de edad. El sábado entró a terapia intensiva hasta que su corazón se paró.

15 chicos enfermaron en 2011 por ingerir carne de la cadena Lidl

 

El menor fue el único que tuvo secuelas neurológicas graves, mientras que los otros desarrollaron un síndrome que tiene una alta probabilidad de alterar su función renal de por vida.

"Desafortunadamente este niño murió varias veces, es una verdadera tragedia para la familia de Nolan, que estuvo pasando por una verdadera prueba desde el accidente", dijo Florence Rault, abogada de la familia.

Tres años de cárcel para el responsable

Los jefes de Seb-Cerf, que comercializaban filetes congelados con la marca Steak Country, fueron juzgados por un tribunal del norte de Francia en 2017. El ex jefe Guy Lamorlette, ahora de 78 años, fue condenado a tres años de prisión por no realizar controles sobre la carne.

"Espero que la persona responsable de esta tragedia tenga la decencia de retirar su recurso de casación. Durante el primer juicio, ni siquiera quería ver a Nolan, ahora debe cumplir su condena y los padres de Nolan deben poder recibir una indemnización y llorar su pérdida", añadió Rault.