Un niño de seis años ha muerto trágicamente después de que sus padres lo hayan violado con un palo para castigarlo. La criatura había comido un trozo de pastel sin el permiso de los adultos, y después del cruel y bárbaro castigo, tuvo una infección que lo acabó matando.

Los hechos han pasado en Arkansas (EE.UU.). El padre de la víctima, Mauricio Torres, de 50 años, supuestamente fue el que utilizó un palo para violar a su hijo. Junto con su mujer, lo torturaban y maltrataban de forma diaria: una de las veces, por ejemplo, le llegaron a arrancar los dientes con unos alicates.

Un infierno en casa: torturas diarias

Según aseguró la hermana de la víctima durante el juicio, los padres de la criatura lo torturaban de las formas más horribles, y a veces la obligaban a ella a participar del horror y la forzaban a pegarlo. Entre otras cosas, siempre según el testimonio de la chica, la pareja fortaba con lejía al niño e, incluso, lo obligaron a dormir en una basura.

Finalmente, un día la familia estaba en un camping cuando el niño se comió un trozo de pastel sin pedir permiso a sus padres. Como represalia, Mauricio Torres cogió un palo y violó al pequeño, obligándolo a hacer sentadillas con el objeto dentro de su cuerpo. La madre participó del horror empujándolo, y las heridas que le provocó este suceso condujeron a la víctima a sufrir un choque séptico que le causó la muerte, ya que tenía varias infecciones.

El padre se declara inocente

Por su parte, el padre de la criatura se ha declarado inocente de los cargos de asesinato y maltrato de los que se le acusa. En un primer momento, fue condenado a la pena capital, pero como los hechos no pasaron en Arkansas, el juicio se ha alargado y continúa en proceso. Por su parte, la madre de la víctima ha sido condenada a cadena perpetua, ya que ella sí que se ha confesado culpable de los crímenes.