Una niña de cinco años ha muerto este martes pasado por la tarde tras atragantarse con un fruto seco en Mérida (Badajoz).

La pequeña era alumna del colegio Trajano de la ciudad emeritense. Al parecer, entró en parada cardiocirculatoria a causa de un fruto seco que le obstruyó las vías respiratorias.

Inmediatamente, fue trasladada hasta el Hospital Materno Infantil de Badajoz sin éxito, donde finalmente murió a causa de “una parada cardiocirculatoria secundaria a insuficiencia respiratoria, provocada probablemente por la presencia de un cuerpo extraño en las vías respiratorias”, explica el Servicio Extremeño de Salud (SES) y publica el diario Hoy.