Una niña de dos años ha muerto al atragantarse con una salchicha después de que su madre llamase hasta tres veces a urgencias. La pequeña Mia fue trasladada con las vías respiratorias bloqueadas al hospital de Datford (Inglaterra), donde murió.

"Vi que se estaba poniendo azul y que le sangraba la nariz y la boca". La madre, Beth Ranger, tuvo que llamar a los servicios de emergencia tres veces antes de que un gestor de llamadas cogiera el teléfono. Cuando le contestaron, Mia ya estaba inconsciente, informa The Sun.

"Vi que se estaba poniendo azul y que le sangraba la nariz y la boca", dice la madre

 

Mientras esperaban la llegada de la ambulancia, Beth realizó a su hija la reanimación cardiopulmonar. Después, fue trasladada al hospital, donde los médicos comprobaron que los paramédicos habían insertado un tubo endotraqueal en el esófago de la niña en el lugar equivocado, hecho que podría haber reducido las posibilidades de sobrevivir de la niña.

Los médicos se encontraron con que Mia tenía muerte cerebral, por lo que la familia tuvo que despedirse de la niña antes de apagar la máquina de soporte vital. Los padres se plantean llevar a cabo acciones legales.