El futbolista argentino Ezequiel Esperón ha muerto tras precipitarse desde un sexto piso en Buenos Aires. Los hechos han tenido lugar la madrugada de este lunes en una vivienda situada en el barrio de Villa Devoto de la capital argentina y según las primeras hipótesis todo apunta a un accidente fortuito. El exjugador de 23 años del Gremio de Porto Alegre brasileño y del Atlante mejicano falleció en el hospital a causa de los graves politraumatismos sufridos.

Según informan varios medios locales, el incidente se produjo pocos minutos antes de las tres de la madrugada, cuando Esperón se encontraba con unos amigos en una vivienda situada en un sexto piso de la calle Gutemberg del barrio de Villa Devoto. Al parecer, el jugador se apoyó sobre una barandilla que cedió inesperadamente, cayendo el joven al vacío hasta impactar con el asfalto.

Los efectivos de emergencias acudieron rápidamente al lugar y se encontraron con que el futbolista todavía tenía signos vitales. Una ambulancia lo trasladó de urgencia al Hospital Zubizarreta, donde los especialistas le detectaron politraumatismos graves y acabó falleciendo al cabo de pocos minutos.

El Atlante mejicano -equipo del que se desvinculó hace unos meses- ha compartido a través de las redes sociales un mensaje en recuerdo del joven jugador de 23 años, que en su corta trayectoria pasó por los dos equipos de la ciudad brasileña de Porto Alegre -Gremio e Inter- tras formarse en las categorías inferiores del All Boys y el Vélez argentinos.