Una chica de 24 años, que trabajaba en un bar de Tenerife, ha muerto después de pasar una noche de fiesta con su familia que había venido desde Escocia a visitarla. Los hechos pasaron el martes pasado, según explica el diario The Sun.

Al día siguiente de la fiesta Megan Brannan, que tenía una hija pequeña, se despertó con resaca y decidió volver a la cama a descansar. Ya no despertó. Cuando el padre entró en la habitación, la joven ya estaba sin vida.

Las autoridades han abierto una investigación para aclarar las causas de su muerte. Mientras tanto, la familia y los amigos han iniciado una campaña para recaudar dinero para ayudar a repatriar el cuerpo de la víctima.