El joven de 32 años que estaba en estado crítico por la picadura de una avispa asiática en San Tirso de Abres (Asturias) ha muerto este sábado. El hombre era alérgico a este tipo de animales y mientras estaba trabajando en el campo recibió la picadura de estas temidas avispas.

Aunque fue directo hacia su casa a pincharse adrenalina, el medicamento no dio resultado y cayó desvanecido al suelo. Después de ser ingresado, los médicos explicaron a sus familiares que el hombre había quedado en coma y que su actividad cerebral, por la afectación de la picadura de la avispa, no se recuperaba. "Le quedan horas" llegó a decir uno de sus hermanos en la prensa.

Daño cerebral irreversible

El afectado sufrió un daño cerebral irreversible por falta de aportación de oxígeno durante varias horas, según adelanta el diario asturiano El Comercio. Este mismo medio ha confirmado que este sábado el hombre ha muerto.

El hombre, que estaba casado y tenía una hija, se dedicaba al transporte, como toda su familia, y fue a limpiar una finca donde guardaba sus caballos cuando fue picado por esta avispa. Ya le habían picado otras veces, explicó su hermano. Normalmente se pinchaba adrenalina, se mareaba pero después se recuperaba.

Ahora los médicos tendrán que investigar qué pasó en este caso y cómo es que quedó en coma y finalmente ha muerto.

Cada vez más avispas en Catalunya

La avispa asiática cada vez es más habitual en toda Europa. Se alimenta de abejas y continúa su expansión. Cada vez son más habituales en países como España, Alemania, Italia, Bélgica y Suiza. En la península Ibérica, se concentran sobre todo en la mitad norte, desde Galicia hasta Catalunya. Justamente en Catalunya se ha detectado decenas de nidos. A mediados del año pasado incluso se encontró uno en el centro de Barcelona.