El tercer ocupante del accidente de este sábado en Xerta (Tarragona), en el cual murieron una niña de tres años y su padre, ha muerto este domingo por la mañana en el Hospital Joan XXIII de Tarragona, donde fue trasladado en estado crítico. El hombre, de 33 años y vecino de Tortosa, iba de copiloto.

Las otras dos víctimas mortales son una niña de tres años y su padre

El siniestro tuvo lugar este sábado, poco antes de las dos del mediodía en el kilómetro 209 de la C-12, cuando el turismo chocó frontalmente con otro coche. Arran del accidente, se activaron tres patrullas de los Mossos d'Esquadra, tres dotaciones de los Bomberos, tres ambulancias medicalizadas y el helicóptero del SEM.

El jefe de Trànsit de los Mossos d'Esquadra de Tortosa, Carles Ferran, ha explicado este sábado en TV3 que el coche donde viajaban las tres víctimas mortales estaba haciendo un adelantamiento no reglamentario cuando se produjo el accidente, ya que se trataba de una curva de poca visibilidad. Según Ferran, el turismo invadió el carril contrario y, cuando quiso rectificar porque venía otro vehículo, perdió el control y derrapó lateralmente hasta chocar frontalmente con la furgoneta que circulaba en el sentido opuesto.

Uno de los testigos del accidente, Diego Cid, ha explicado que el coche donde viajaban las tres víctimas mortales circulaba de manera temeraria, invadiendo el carril contrario para hacer adelantamientos a una gran velocidad, incluso en zonas de poca visibilidad.

Con estas tres víctimas, ya son 98 las personas que han muerto en accidente de tráfico este año en la red interurbana de Catalunya.