Sanchai Phaoarun, un guía tailandés de 58 años, ha muerto después de recibir picaduras de numerosas avispas asiáticas gigantes, conocidas como avispas velutinas. Los insectos atacaron el cadáver de forma incesante durante 4 días.

El accidente pasó el sábado, 26 de octubre. Phaoarun guiaba una pareja francesa por las montañas de Chiang Mail, en el norte de Tailandia, cuando chocaron con ela colmena de avispas.

Los turistas presenciaron el horror

A medio camino de la ruta, el grupo turístico se vio rodeado por miles de avispas gigantes. Se habían tropezado con la colmena, y los insectos se pusieron a la defensiva.

Fue entonces cuando las avispas atacaron repetidamente Phaoarun y lo picaron por todo el cuerpo. La pareja francesa presenció este momento de horror, mientras el guía se tiraba al suelo agonizando de dolor, informa el Daily Mail.

Imposibilidad de recuperar el cuerpo

Los turistas entraron en pánico y huyeron del lugar, asustados. Llegaron al pueblo más cercano a la montaña y pidieron auxilio a gritos, explicando qué había pasado. Después fueron trasladados al hospital, ya que también presentaban varias picaduras de estos insectos mortales.

Algunas personas fueron a buscar el cuerpo del guía. Cuando encontraron el cadáver, aquella misma tarde, no pudieron recuperarlo porque las avispas asesinas todavía lo cubrían y lo seguían picando.

Una pesadilla

Después de cuatro días de ataques y picaduras, finalmente las autoridades pudieron recuperar el cuerpo este pasado miércoles. Según algunas hipótesis, Phaoarun podría haber saltado y caídose cuando intentaba huir del ataque.

Fuentes policiales aseguran que la muerte ha sido un desafortunado accidente, y que han hecho todo el que han podido para recuperar el cuerpo lo más rápido posible, a pesar de las dificultades. "El primer día, la misión tuvo que abandonarse después de que tres de nuestro equipo recibieran picaduras", ha asegurado Sampan Yotin, al coronel teniente de la policía.

Ya han entregado el cuerpo a la familia

Finalmente, las autoridades se equiparon con trajes de bombero y pudieron recuperar el cuerpo.

Después de realizar una autopsia en el cadáver para confirmar las causas de su muerte, el cuerpo del guía ha sido entregado a su familia, que lo pondrá a descansar con un funeral budista.