Thomas Stanley, un estadounidense de 33 años, ha muerto mientras completaba un ultramaratón de 50 kilómetros a causa de un rayo que le cayó encima.

Los hechos pasaron el sábado por la tarde, en la ciudad de Kansas (EE.UU.). Stanley competía en el ultramaratón que se celebraba en el parque estatal de Elk City cuando, a 400 metros de llegar a la meta, le tocó de lleno un rayo.

Le practicaron primeros auxilios

Organizadores y otros corredores acudieron a practicarle maniobras de primeros auxilios, pero no pudieron hacer nada para salvarle la vida después del impacto. La directora de la carrera, Carolyn Robinson, dijo que la tormenta empezó de repente, informa la BBC.

Había un aviso de tormentas eléctricas

El Servicio Nacional Meteorológico había previsto tormentas eléctricas importantes por la tarde del sábado; sin embargo, los organizadores decidieron continuar con la carrera de forma normal, según informa el diario estadounidense Wichita Eagle. De hecho, fuentes de la organización de la carrera aseguran que en Stanley le cayó encima el rayo tan pronto como empezó la tormenta.

Por su parte, mientras se intentaba salvar la vida del corredor, otras personas que estaban alrededor llevaron sus coches cerca de la meta para que el resto de los participantes pudieran protegerse.

Oleadas de simpatía y solidaridad

Los organizadores de la carrera dijeron en un comunicado que, aunque Stanley no pasó la meta, sí que completó los 50 kilómetros y, por lo tanto, se le cuenta como un finalista. Así, entregaron la medalla a su mujer, Ashley Stanley, que publicó en Facebook una desgarradora carta de despedida a su marido.

Stanley, padre de tres hijos, era un corredor frecuente en carreras de larga distancia, habiendo participado en, al menos, dos más largas que la que corría cuando murió. Desde su muerte, se ha abierto una página a GoFundMe en la que ya se han recaudado 70.000 euros para ayudar a la familia en estos difíciles momentos.