Tenía que ser un verano feliz para los Patel, una familia de East Brunswick, en Nueva Jersey (Estados Unidos). Semanas atrás se habían instalado una piscina en el patio trasero. La de mañanas y tardes que tenían pensado pasarlas bañándose. Tenía que ser un verano feliz pero acabó en tragedia.

La parte más honda

Pasó el lunes. La más pequeña de la casa, Sacchi Patel, una niña de ocho años, se tiró a la parte más honda de la piscina, la que tiene una profundidad de entre 1,8 y 2,1 metros. No sabía nadar. Una tía de la niña observó que la pequeña pedía ayuda desde el agua y el abuelo, de 62 años, se tiró en la piscina para intentar salvarla. Pero se ahogó. Tampoco sabía nadar.

Luchando por salvar la vida

Fue entonces cuando la madre de la niña, Nisha Patel, de 33 años, que también se lanzó a la piscina. Luchó por salvar tanto a su hija como a su suegro. Pero también se ahogó porque, como su hija y el abuelo, tampoco sabía nadar.

El primer día de baño

Los Patel habían comprado su nueva casa el pasado más de abril por 400.000 dólares. Se habían instalado la piscina días atrás y según declaraciones de un vecino al New York Post, el lunes fue el primer día que se bañaron.