Un joven de 26 años ha muerto carbonizado en su piso de la calle Arzobispo Olaechea de Valencia después de que explotase su laboratorio casero de marihuana sintética. Además, cuatro personas, dos de ellos de 9 y 5 años, han resultado heridos.

El joven fallecido manipulaba productos químicos cuando se produjo el accidente y salió de la casa envuelto en llamas. “Me muero, me muero”, gritaba, según un testigo.

Un niño de 5 años y una niña de 9 han resultado heridos por inhalación de humo 

 

El joven se quemó el 95% del cuerpo y murió horas después en el hospital. Su pareja, una mujer de 30 años que sufrió heridas en una pierna, ha sido detenida por un delito de daños y otro contra la salud pública.

También resultaron heridos por inhalación de humo un niño de cinco años, una niña de nueve y un hombre. Los vecinos tuvieron prohibido salir de sus casas durante unas horas por la gran cantidad de humo en las escaleras y tuvieron que tapar los accesos a sus viviendas con toallas húmedas.