Un anciano ha muerto ahogado en una residencia del barrio de Aravaca de Madrid después de que se le enganchara un arnés a la silla de ruedas. El hombre se habría asfixiado cuando habría intentado moverla.

Los empleados lo encontraron muerto en la habitación

Los hechos tuvieron lugar el pasado miércoles, 29 de julio, cuando los trabajadores de la residencia de ancianos de Aravaca, ubicada en el número 8 de la calle Blanca de Castilla de Madrid, encontraron al hombre, de 79 años, muerto en su habitación, según ha avanzado El Mundo.

Residencia ancianos Aravaca / orpea.es

El anciano murió asfixiado con el arnés enganchado a la silla de ruedas en su habitación de la residencia de Aravaca (Madrid) / orpea.es

Los trabajadores llamaron inmediatamente a la policía que envió a la residencia agentes del Grupo VI de Homicidios de la Brigada de la Policía Judicial para realizar las pertinentes indagaciones.

Asfixiado por el arnés al mover la silla de ruedas

Según la investigación, todo indica que el hombre murió asfixiado cuando el arnés se enganchó con la silla de ruedas y al moverla, se ahogó.

De hecho, la autopsia ha determinado que el hombre murió por causas naturales, de manera que los investigadores han descartado que se produjera un homicidio imprudente por una negligencia, según fuentes de la Jefatura Superior de Policía Nacional.