Dos agentes de los Mossos d'Esquadra han salvado la vida a un bebé de 15 días que se estaba ahogando en El Hospitalet de Llobregat.

La policía catalana ha explicado que los hechos pasaron el martes a las doce y media del mediodía en la Ciutat de la Justícia, cuando la patrulla, que se encontraba haciendo tareas de vigilancia en el exterior, oyó los gritos de una mujer que corría hacia ellos pidiéndoles ayuda urgente porque en el vestíbulo del edificio había un bebé que casi no respiraba y estaba muy grave.

El bebé se ahogaba en el interior de los juzgados

Los agentes fueron hacia el bebé y también avisaron por la emisora para pedir una ambulancia urgente. Cuando llegaron al vestíbulo, los policías se encontraron a los padres llorando y en estado de choque y el bebé casi sin mostrar signos de reacción, lívido y aparentemente sin respirar.

Los dos policías, uno de ellos en prácticas, cogieron al bebé, lo pusieron decúbito sobre la rodilla de uno de los agentes y le empezaron a dar pequeños golpes a la espalda, mientras le iban pulsando suavemente el estómago. Después de unos tres minutos de maniobras, los agentes vieron cómo el bebé empezó a mover los brazos y las piernas y cómo lentamente iba mejorando.

Un oso de peluche de los Mossos para el niño

Poco tiempo después llegaron los equipos médicos, que realizaron una primera valoración de la criatura, y los mismos agentes lo llevaron hasta la ambulancia, donde el bebé ya empezaba a respirar con normalidad y abrió los ojos

Los dos agentes este miércoles fueron hasta casa de los padres de la criatura y le reglaron un oso de peluche de los Mossos d'Esquadra para recordar la actuación de los agentes para salvar la vida de su hijo, tal como han explicado desde el cuerpo en una nota de prensa.