Un matrimonio de la localidad de Camas (Sevilla) ha reconocido ante un tribunal que intentó asesinar a su sobrino disparándole varios tiros con una escopeta de perdigones.

Los hechos pasaron a las once menos cuarto de la noche del 22 de marzo de 2018 cuando la víctima se encontraba dentro del quiosco que regenta en Camas. Se presentaron sus tíos "previamente concertados para dar muerte" a su sobrino. La mujer se quedó en la furgoneta "para proteger la acción de su marido".

"Mátalo, mátalo"

El hombre "sin mediar palabra alguna" disparó tres veces contra su sobrino desde una distancia de entre uno y tres metros mientras su mujer gritaba "mátalo, mátalo" desde la furgoneta. La víctima recibió impactos de bala en una axila, en los muslos y en el abdomen pero, por suerte, los tiros no le afectaron ningún órgano vital.

Después de recibir los dos primeros tiros, el chico se refugió en el interior del quiosco. Al cabo de un momento, sin embargo, volvió a salir y fue cuando recibió el tercer tiro. La policía no ha conseguido encontrar la escopeta con la que dispararon. El autor de los tiros, por cierto, no tiene ninguna licencia ni permiso de armas.

El chico recibió tiros en una axila, en los muslos y en el abdomen

Este martes, 5 de noviembre, se ha celebrado el juicio. El hombre, E. A. J., ha aceptado cuatro años y tres meses de cárcel y la mujer, F. J. I., una pena de dos años, tal como ha pedido el fiscal. El Ministerio Público y la defensa han negociado antes de la vista oral y los acusados han reconocido los hechos ante la Sala.

El Fiscal ha rebajado la petición de condena y el tribunal dictará sentencia durante los próximos días. El hombre será condenado como autor material de un intento de asesinato. La mujer, según la Fiscalía, ha pasado de inductor a cómplice del primer delito. Por eso será condenada a dos años. El sobrino no se ha personado en este procedimiento como acusación.