Patrick Lambert ha matado a su mujer apuñalándola 20 veces y ha escondido su cuerpo en una nevera. Ahora un jurado lo ha condenado a cadena perpetua en menos de 10 minutos.

Los hechos pasaron el 26 de septiembre del 2014 en Houston, EE.UU. Este jueves se ha celebrado el juicio, y el jurado ha tardado solo cuatro horas en declarar culpable al acusado de haber matado a su mujer de 27 años.

Fuertes olores

Según fuentes del juicio, Lambert mató a su mujer, Anastacia Oaikhena-Lambert, en septiembre del 2014, pero no fue hasta diciembre que las autoridades descubrieron lo que había pasado.

El hombre, después de apuñalar 20 veces a la víctima, escondió el cuerpo en la nevera para que no oliera. Pero cuando dejó de pagar los recibos de la luz, la empresa eléctrica le cortó el suministro y el cuerpo se empezó a descomponer dentro del electrodoméstico.

Los vecinos se quejaron del fuerte olor que provenía del piso de la familia Lambert, que se había engalanado hacía pocos meses. El gerente del edificio entró en la vivienda y abrió la puerta de la nevera, donde descubrió el cuerpo de la mujer.

Atemorizada por su vida

Anastacia Oaikhena-Lambert se mudó a Houston en enero del 2014 con su hijo pero sin el marido, después de haber estado viviendo en varios albergues para mujeres, informa el Houston Chronicle.

Pero no pudo huir de Lambert: los rastreó y siguió hasta el lugar de los hechos, donde se presentó unos meses después.

La víctima acudió a la policía pocas semanas antes de su muerte, asegurando que temía por su vida y que su marido tenía previsto matarla.

Pero las autoridades no hicieron nada para ayudarla.

Huida del país

Según la policía, después de apuñalar a su mujer, el asesino puso el cuerpo en la nevera y huyó a México con el hijo de la pareja, Aquiles Lambert, de solo un año, unos días después.

Finalmente, el hombre abandonó a su hijo en el país centro-americano para continuar con su huida. Cuando las autoridades encontraron al pequeño, estaba sano y salvo.

Para encubrir la muerte de Anastacia, Lambert envió un correo electrónico al jefe de la mujer para decirle que no volvería al trabajo. De esta manera, nadie sospechó de lo que había pasado hasta unos meses después.

Sin abogado

La policía encontró Lambert unos días después, y lo extraditaron a los EE.UU. para llevarlo ante la justicia. El juicio empezó este jueves, y el hombre decidió representarse a sí mismo y prescindir de abogados.

Se declaró inocente de los cargos, diciendo que no sabía quién había asesinado a su mujer, pero que había huido en México para mantener a su hijo seguro.

Una sentencia rápida

Los fiscales aseguraron en el juicio que Lambert mató a su mujer en un ataque de rabia, tildándolo de marido abusivo, manipulador y controlador.

El jurado necesitó sólo 4 horas para determinar que era culpable y dictó sentencia en 10 minutos: cadena perpetua. Además, el hombre también tendrá que pagar 10.000 dólares.

Su hijo Aquiles ahora vive con sus abuelos.