Una mujer de 48 años ha decapitado a su marido, le ha cortado el pene y lo ha dado de comida a los perros después de años sufriendo y aguantando sus abusos. La mujer asegura que acabar con la vida de su marido era "la única salida" a la violencia doméstica que sufría.

Maria, como se llama la mujer, atacó a su marido Oleksandr, de 49 años, mientras dormía en la habitación conyugal de su casa de Obariv, en Ucrania. Lo estranguló con sus propias manos antes de coger un hacha y cortarle la cabeza, según los medios locales que recoge el Daily Mail.

Después, la mujer cogió un cuchillo de cocina, cortó el pene a su marido y, lleno de sangre, lo dio a sus perros para que se lo comieran. Después, según la policía, intentó trocear el cadáver, pero no pudo.

Descubierta por una vecina

Cubierta de sangre, Maria salió a la calle, donde se encontró a una vecina, Nadezhda Opanasiuk, y le confesó el crimen. "No me la creía", dice la vecina, "pensaba que se habían peleado y nada más". La mujer entró en la casa para ver si el hombre necesitaba ayuda.

Pero no necesitaba porque ya estaba muerto: "entré en la habitación y lo vi todo lleno de sangre y el cuerpo mutilado". "Le pregunté dónde estaba la cabeza y me señaló una bolsa", asegura la vecina, que casi se desmaya.

Por suerte, pudo salir y alertó a los vecinos, de que llamaron a la policía. Al llegar, Maria les confesó el crimen y los dio todos los detalles.

"Abusos físicos y psicológicos constantes"

La policía ha asegurado que, después de la confesión, la mujer fue detenida por asesinato. "Nos dijo que sufría abusos físicos y psicológicos de manera constante, y que no veía ninguna otra opción para acabar con ellos", dice un portavoz.

Los vecinos, al fin y al cabo, habían sido testigo de estos abusos: habían visto al marido persiguiendo a la mujer con un hacha muchas veces, pero la mujer nunca lo había denunciado.

El hijo, por su parte, ha dicho que "no perdonará nunca" a su madre por lo que ha hecho. "Sé que es mi madre, pero no la quiero ver nunca más", ha afirmado a los medios locales. Maria se enfrenta hasta 15 años de prisión si es declarada culpable. La investigación continúa.