Susana llevaba cuatro meses saliendo con Mariano. Esta vecina de Viladecans (Barcelona) de 49 años fallecía al sufrir una hipoglucemia y tras más de diez horas de agonía ante la atenta mirada de su pareja. El hombre no solo no auxilió a su novia, sino que grabó hasta once vídeos de la mujer completamente desnuda, tirada en el suelo y con el ojo morado mientras se iba consumiendo poco a poco. El entorno de Susana llevaba semanas sospechando que algo no iba bien entre los dos. La víctima había empezado a ausentarse del bar que regentaba en la localidad vecina de Gavà y en múltiples ocasiones aparecía con heridas provocadas por presuntas "caídas".

Celoso y posesivo

“Ella me comentó que era agresivo, posesivo y celoso. Yo a Susana le vi moratones en los brazos, en la espalda y en las costillas. Pero cuando le preguntaba, me decía que se había caído”, explica Alejandro Castro en declaraciones a El País. Este hombre es uno de los camareros de El Recodo, el establecimiento que dirigía la víctima y en el que pasaba muchas horas su nueva pareja. Mariano -ciudadano argentino de 49 años- era dentista y le encantaba hacerse notar. Susana le conoció en un bar de copas y quedó encandilada, por lo que empezaron a salir juntos.

El embrujo duró apenas dos meses. La mujer se dio cuenta que todo era fachada y que el hombre con el que salía era un "fantasma", tal y como ya pensaban muchos de los clientes de El Recodo que tuvieron ocasión de tratar con el dentista. Sin embargo, la familia de Susana -salvo su hijo de 13 años- desconocía por completo el carácter agresivo de Mariano y las constantes agresiones a las que era sometida ella. “No sabíamos nada. Mi sobrino le encontró una vez moratones en los brazos, él le preguntó y ella le contestó que se había caído, pero que no les dijera nada a los tíos, a nosotros”, señala Daniel, el hermano de la víctima según informa el mismo medio.

Ojo morado

Estos episodios violentos se perpetuaron hasta el día que la mujer sufrió la hipoglucemia. Alejandro -el camarero del bar- recuerda que el viernes la pareja tuvo una fuerte discusión y que, al día siguiente, Susana aparecía en El Recodo con un ojo morado. Ese fue la última vez que vio a su jefa. La víctima fallecía el 18 de junio tras más de diez horas de agonía. La mujer empezó a encontrarse mal poco antes de las nueve de la noche y llamó a su novio advirtiéndole de su estado.

Coca-cola

Mariano llegaba al domicilio una hora más tarde y asistía impasible al sufrimiento de su pareja, que estaba sufriendo una hipoglucemia. El dentista la dejó morir, haciendo caso omiso a sus ruegos. En uno de los vídeos que grabó el hombre mientras Susana estaba retorciéndose desnuda en el suelo, la mujer le pide una coca-cola para contrarrestar la bajada de azúcar. Este se la niega y le pregunta irónicamente por el ojo morado que él mismo le había provocado tras la discusión del viernes anterior.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el pasado miércoles al hombre, de 49 años, acusado de un delito de homicidio y otro de malos tratos, y ya ha ingresado en prisión por orden judicial.