Un vecino de 75 años de la localidad de Arenys de Munt (Barcelona) ha sido la primera víctima mortal que se ha cobrado el paso de la gota fría por territorio catalán. Manel C.C. fue arrastrado de madrugada por la riera desbordada cuando intentaba poner a salvo su coche. Además, se da la circunstancia que el hombre perdió la vida el día de su cumpleaños, señala Informativos Telecinco.

Cambio de sitio

Los hechos tuvieron lugar sobre las dos menos cuarto de la madrugada en la calle principal que vertebra la localidad de Arenys de Munt. Alertado por la fuerte lluvia que azotaba el municipio, Manel -un vecino de 75 años- decidió salir de casa y apresurarse a mover de sitio el coche que tenía aparcado en la Rambla Riera i Penya para ponerlo a salvo.

El hombre cayó al intentar cruzar la calle y fue arrastrado por la abundante agua que asoló esta riera. Tras ser alertados por unos vecinos que presenciaron el incidente, los bomberos y la policía montaron un dispositivo de búsqueda de madrugada que ha culminado sobre las ocho de esta mañana, cuando han localizado el cadáver a tres kilómetros del lugar en el que fue visto por última vez, en la playa de la localidad vecina de Caldes d'Estrac, a la altura del Hotel Colón.

Separado y vecino desde 2008

Manel vivía en un segundo piso de uno de los bloques situados en la zona baja de la Rambla Riera i Penya. El fallecido -que llevaba viviendo en la localidad desde 2008- estaba separado y su exmujer residía en el municipio de Sant Andreu de Llavaneres. La Policía Local de Arenys de Munt ya alertó ayer del peligro de dejar el coche en esta zona de la riera, ya que al no estar urbanizada podría verse afectada por la tromba de agua.