La asociación Lex Ànima denuncia un supuesto caso de "maltrato masivo" contra las colonias de gatos que viven en la calle en Riumors (Girona). La entidad, que nació para evitar que estos casos queden impunes, critica que en los últimos dos meses han desaparecido una quincena de gatos de la cincuentena que había en el municipio y que muchos otros presentan "cortes en diferentes partes del cuerpo", posiblemente causados por trampas.

Lex Ànima insta a investigar quién instala las trampas

 

La asociación ha difundido el caso de un gato al que se ha tenido que operar de urgencia y que quedará cojo después de aparecer "con cuatro heridas profundas" que le habían partido varios músculos de las patas. Desde Lex Ànima reclaman al consistorio, a los Agentes Rurales y al Seprona de la Guardia Civil que investiguen quién instala las trampas. El alcalde de Riumors ya ha emitido un bando diciendo que denunciará los hechos.

Según critica Lex Ànima, el caso de este gato que apareció herido –seguramente, después de caer en una trampa- no es aislado. Y hace que se pueda hablar abiertamente de un supuesto caso de "maltrato animal masivo" contra las colonias de felinos que viven en la calle en Riumors.

ACN

El gato a quien tuvieron que llevar al veterinario, después de aparecer con heridas en las patas / ACN

No tienen ningún sistema para esterilizar los gatos

La entidad explica que este pueblo, de 370 habitantes, todavía no tiene implantado un sistema para esterilizar los gatos (aunque lo está tramitando). Y que mientras tanto, desde hace tiempo, hay un grupo de voluntarios que se encargan de hacerlo por su cuenta. Tienen controlados uno quincuagésimo de gatos que están en la calle, a quien también alimentan.

Un gato ha sufrido cortes "profundos" y han tenido que intervenirlo quirúrgicamente

 

Desde hace unos dos meses, sin embargo, los voluntarios alertan de que han desaparecido una quincena de felinos de estas colonias. Y que "una parte importante" del resto de gatos presentan cortes en diferentes partes del cuerpo. Seguramente, provocados por la presencia de trampas.

La mayoría de las heridas son superficiales. Pero ahora hace pocos días, un gato sufrió cortes "profundos" en dos de las patas, que hicieron necesario tener que intervenirlo quirúrgicamente. Según recoge el informe de la veterinaria, el felino "tenía los músculos partidos por la acción de un cuchillo" y todo lleva a pensar que cayó "en una trampa para cazar animales".

Abrir una investigación

El gato se ha podido salvar, pero seguramente quedará cojo y sufrirá "importantes secuelas que le impedirán vivir en la calle, por lo cual ha sido adoptado," explican desde Lex Ànima. La asociación critica la situación que viven las colonias de gatos que hay en Riumors y recuerda que utilizar trampas para maltratar los animales es un delito.

Por eso, desde Lex Ànima reclaman al Ayuntamiento, a los Agentes Rurales y al Seprona de la Guàrdia Civil que abran una investigación para ver quién se dedica a colocar trampas en el municipio. "Instaremos a denunciar los hechos ante las autoridades competentes", dice la entidad, formada por un grupo de profesionales del derecho y la comunicación vinculados a la Comisión de Protección de los Derechos de los Animales del Colegio de Abogados de Girona.

ACN

Heridas posiblemente causadas por una trampa que sufrió uno de los gatos que viven en la calle en Riumors / ACN

Trampas de forma "indiscriminada"

A raíz de los hechos, el Ayuntamiento de Riumors ha emitido un bando municipal donde explica que denunciará el caso. "Últimamente nos han hecho saber que hay trampas instaladas de forma indiscriminada en diferentes lugares del municipio que provocan daños físicos a los animales que quedan atrapados", dice el escrito que firma el alcalde, Josep Maria Padrosa. Y añade: "Este Ayuntamiento pondrá a disposición policial estos hechos y los autores de la instalación de la trampa serán perseguidos por la Ley".

El bando también explica que el consistorio ha puesto en marcha una campaña de esterilización "de gatos y gatas salvajes" para tener controladas las colonias de felinos de Riumors. También dice que "cada día son más las quejas recibimientos por la existencia de gatos en las calles" y recuerda que la ordenanza municipal y la Ley de Protección de los Animales no permiten "dar alimentos a los animales en la vía pública".