Una mujer ha sido salvajemente violada por el mejor amigo de sus hijos. La superviviente ha querido explicar su historia para denunciar las violaciones y ayudar a otras mujeres a seguir adelante.

Amigo de adolescencia

Carlyn Thompson, de 58 años y natural de Reino Unido, conocía a Gregory Houslin desde que tenía catorce años. Era el mejor amigo de sus hijos, Matthew y Dom, desde la adolescencia y se convirtió en uno más de la familia. 

"Era educado y parecía un adolescente normal. Cada vez que volvía del trabajo, Gregory estaba arriba, con mis hijos, escuchando musica y jugando a videojuegos", explica la mujer a Daily Record.

Carlyn Thompson / Facebook

Carlyn Thompson y sus dos hijos Matthew i Dom / Facebook

Eso acabó en el 2005, cuándo Houslin, de 23 años, violó a Carlyn después de que ella lo invitara a tomar te. Me di cuenta de que era tarde y le dije a Gregory que era hora de ir a dormir. Abrí la puerta, esperando que se marchara, pero me dijo que no iría a ningún sitio", narra Thompson.

Le arrancó la ropa

Ella va intentó echarlo durante veinte minutos, pero después Houslin la cogió de los brazos y la llevó hasta el sofá. "Todavía tenía mi teléfono en la mano, así que marqué el número de emergencias, pero antes de que pudiera llamar, me lo quitó. Entonces, Gregory me arrancó los pantalones y la ropa interior", recuerda la mujer.

Gregory Houslin / Daily

Gregory Houlsin, el violador de Carlyn Thompson / Daily Record

Después de eso, Thompson intentó pedir ayuda, llamando y haciendo ruido, pero el joven le tapó la boca y la violó.

Cuando todo acabó, la mujer huyó al baño y llamó a la policía. No salió de la habitación hasta que no vio las luces del coche patrulla.

Historia de supervivencia

Houslin fue detenido y encarcelado durante cinco años y medio. Cuando salió de prisión, Thompson se lo encontró delante de un café y, asustada de que pudiera volver a agredirla, decidió mudarse a Escocia.

Ahora, Thompson ha decidido explicar la violación que sufrió para visibilizar estos ataques y ayudar a otras mujeres a superarlos. "Casi acaba conmigo, pero ahora estoy intentando avanzar y hacer ver a otras mujeres que hay luz al final del túnel".