Una madre de gemelos recién nacidos ha vendido a sus hijos por 8.300 euros. Con este dinero ha pagado las deudas que tenía con el juego y ha comprado un nuevo teléfono móvil, según explica AsiaOne. El suceso ha pasado en Zhejiang (China).

La madre asegura que estaba arruinada, desesperada y sin dinero

Los bebés habían nacido hacía dos semanas y fueron vendidos a dos familias diferentes que viven a más de 700 kilómetros de la madre biológica. Los padres adoptivos, al conocer la gravedad de lo sucedido, los devolvieron y las autoridades entregaron los pequeños a los abuelos.

La madre, de tan sólo 20 años, justificó su decisión porque asegura que “estaba arruinada, desesperada y sin dinero”. Su familia se negó a ayudarla porque no aprobaban su embarazo antes del matrimonio.

La madre y su pareja se enfrentan ahora a una posible condena de hasta 10 años de prisión. Los compradores también podrían ser sancionados penalmente.