Una mujer norteamericana se ha llevado la alegría de su vida: se ha podido reunir, después de 30 años, con su bebé que creía que había muerto al nacer cuando ella tenía 17.

La madre, Tina Bejarano, de California, creció en una familia desestructurada: su madre la maltrataba. Cuando tenía 17 años se quedó embarazada y dio a luz a una niña. En un primer momento, su propia madre le dijo que no se lo podría quedar, y horas más tarde le aseguró que el bebé había muerto al nacer.

La mujer quedó totalmente traumatizada: a lo largo de 30 años, había estado celebrando el cumpleaños de aquel bebé. "Cada año era duro, me deprimía y lloraba todo el día", asegura la mujer.

Un test de ADN y un correo electrónico

El año pasado, otra de las hijas que tuvo la mujer con su marido Eric le propuso hacerse un test de ADN. Poco después, le llegó un correo electrónico de un desconocido: "tenemos que hablar: el test dice que eres mi madre".

kristin bebe

La niña es ahora un hombre de 29 años con un hijo / FOX13

El remitente del correo era Kristin, un chico de 29 años que vive en Nueva Jersey, en la otra punta del país, con su mujer y sus hijos. El test decía la verdad: la niña no había muerto, sino que la habían dado en adopción y, una vez crecido, había transicionado para ser un hombre.

"Es mi niño"

A la madre, que había perdido toda esperanza de encontrarse con su bebé perdido, le fue igual. "Es mi niño y estoy muy feliz que esté vivo", aseguraba. El joven también está encantado: ni siquiera se imaginaba que su madre había estado pensando durante tanto tiempo.

Ahora, la familia formada por Eric y Tina lo han acogido, a pesar de la distancia, como un hijo más. De hecho, la pareja tiene cinco hijos, y el hombre, que no es el padre biológico del joven, dice que es como uno sexto hermano.

El reencuentro familia ha querido hacer pública la historia para animar a otras familias que están separadas a no parar de buscar hasta encontrar sus seres amados.