El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de El Ejido (Almería) ha decretado este sábado el ingreso en prisión provisional por un delito de asesinato de Ana María Baños Lozano, la mujer de 38 años detenida este jueves por la Guardia Civil por haber estrangulado presuntamente a su hijo Sergio, de 7 años.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) han informado de que la causa se encuentra bajo secreto de sumario, si bien han precisado que a la mujer se la investiga indiciariamente por un delito de asesinato y que la prisión provisional sin fianza es comunicada

Funeral de Sergio

Por otro lado, Alcolea (Almería), pueblo natal de Ana María Baños y de su expareja sentimental y padre de Sergio, ha celebrado este sábado por la tarde el funeral del niño, que llegó al pueblo el viernes por la tarde tras la autopsia.

El alcalde de la localidad, Antonio Ocaña, ha reiterado el dolor que se siente en el pueblo por lo ocurrido, y ha explicado que tras la misa por el alma del niño, éste será enterrado en el cementerio municipal.

El padre de Sergio obtuvo la custodia de Sergio días antes del supuesto crimen.

Denuncia archivada por violencia machista

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha informado de que Ana María Baños presentó una denuncia contra su expareja y progenitor del niño, que fue incoada por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Almería el 5 de abril de 2017.

La juez le concedió una orden de protección por indicios de un delito de maltrato ese mismo día. También se le concedió provisionalmente el uso de la vivienda y la guarda y custodia del menor. Los tribunales absolvieron, en febrero de este año, al padre del niño.

Por otro lado, en el ámbito civil, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer dictó una sentencia -tras el acuerdo de ambos progenitores- sobre las medidas de guardia y custodia: concedió la custodia a la madre en enero de 2018 con un régimen de visitas del padre.

El pasado 6 de septiembre, sin embargo, el padre pidió que se le concediera la custodia porque consideraba que la madre "no estaba cuidando de forma diligente" del niño, en asuntos como asistencia al centro escolar o comidas equilibradas. El 4 de octubre se celebró una vista y, tres días más tarde, la magistrada concedió la custodia del niño al padre. Según fuentes judiciales, cuando la madre presuntamente mató al niño la resolución estaba en trámite de notificación.