Una turista escocesa salió de fiesta un sábado por la noche por Tenerife, y, después de encontrarse mal todavía el lunes, acabó muriendo.

La noticia ha dejado en estado de choque en su población natal, Motherwell, que ya han empezado varias acciones de apoyo para la familia.

Un viaje a la isla por trabajo

Megan Brannan viajó con su hija de once meses para trabajar en un bar en la Playa de las Américas, en el sur de la isla. El sábado 12 de octubre, sus padres la fueron a visitar, y la chica decidió salir de fiesta.

Como acostumbra a pasar, el domingo se despertó con una resaca considerable, un malestar que le continuó al día siguiente, el lunes. Aquel mismo día la joven, de manera repentina, ya no se despertó.

Megan Brann

La joven Megan Brannan en la fiesta por el bebé / Facebook

"Su madre le había dicho que fuera a dormir; después, el padre entró en la habitación y se la encontró muerta" explica una de sus amigas en el diario The Sun. Además, la amiga, profundamente afectada, añadía en las declaraciones que estaba viviendo una "pesadilla" y que el único deseo era que alguien la llamara para decirle que todo era mentira.

"Cuando el padre entró en la habitación se la encontró muerta", diu una amiga de la víctima

Los amigos de la chica han abierto una plataforma a GoFoundMe, donde ya han recaudado 1000 libras para dar apoyo a los familiares.

De momento, se desconocen las causas de la muerte.