La madre del joven de 27 años asesinado en una vivienda de Rivas Vaciamadrid el 2016, del cadáver el cual no hay rastro tres años después, ha rogado durante el juicio a los cuatro acusados que se sientan en el banquillo que le den "las cenizas" de su hijo para poder hacerle un funeral.

"Necesito un trozo de mi hijo para hacer el funeral porque somos católicos. Que me digan dónde está!". Con estas palabras y con un rosario entre las manos, la madre de A.P. se ha dirigido a los procesados. Las declaraciones contradictorias no aclaran las dudas sobre que pasó la madrugada del 9 al 10 de agosto en la vivienda de la calle Manuel Gesta de Rivas donde tuvo lugar el macabro crimen.

Homicidio y profanación de cadáver

El fiscal pide tres años y cuatro meses de prisión para el autor material, Javier Ceballos, por un delito de homicidio y profanación de cadáver, mientras que solicita dos años y tres meses para dos acusados de un delito de encubrimiento, David Tena y Francisco Gomara, llamado 'Paco a El Loco' por sus "problemas psiquiátricos".

Quemaron el cuerpo durante tres días

Los hechos se produjeron en la mañana del 10 de agosto de 2016 en un piso de Rivas cuando se produjo una discusión entre la víctima y su asesino. Llevaban todo el día consumiendo droga. Después del crimen, Ceballos contactó con 'Paco el Loco', según el fiscal, para que se deshicieran del cadáver, que fue quemado durante tres días en un bidón de gasolina en una finca del Pardo.

La comparecencia de la madre ha sido breve para explicar la afición de su hijo a las artes marciales, lo que vendría a indicar que si alguien lo mató lo tenía que hacer de forma sorprendente a causa de su corpulencia. La familia califica los hechos de asesinato y no de homicidio como pide la representante del ministerio fiscal. El juicio seguirá durante los próximos días.