Una madre británica de 33 años ha descubierto un cáncer agresivo a través de una foto que hizo a su bebé que aún no ha cumplido un año.

Los médicos le han hecho una quimioterapia personalizada al bebé

La mujer observó un reflejo blanco en su pupila derecha que, según la información que encontró en internet, era señal de un cáncer letal – si no se detecta a tiempo – y que tenía el pequeño, según explica The Sun.

Los médicos le ofrecieron una quimioterapia personalizada en el hospital londinense Great Ormond Street con la que poder salvarle el ojo derecho del pequeño y evitar o reducir, en la medida de lo posible, los efectos secundarios.

El bebé ahora se encuentra en rehabilitación. El tumor se redujo a la mitad, pero todavía existen posibilidades de recaída durante los primeros años de vida, según explican los médicos.   

El cáncer ocular infantil es complicado de detectar ya que es muy difícil saber si hay algún síntoma, especialmente cuando los niños son muy pequeños.