Dos agentes de la Guardia Urbana de Barcelona encontraron este martes por la noche a una niña de dos años sola por el Raval de Barcelona, en el centro de la ciudad, después de recibir la llamada de unos vecinos que lo habían visto andar sin rumbo por las callejuelas de este céntrico barrio.

Tal como ha explicado la Guardia Urbana, cuando los agentes pudieron encontrar a la niña pudieron confirmar que la madre de la menor se encontraba en un bar próximo, muy bebida. Los agentes creyeron que la progenitora no se podía hacer cargo de la menor, y activaron los servicios de la Dirección General de Atención a la Infancia (DGAIA), que se hizo cargo de la niña.

Investigación abierta

Finalmente la niña fue entregada a un familiar, que se hizo cargo de la menor. Ahora la Guardia Urbana investiga los hechos y estudiará poder imputar un presunto delito contra la mujer por un posible abandono de menores.