La policía ha detenido a 80 personas por participar en una macro orgía ilegal en un club de swing, en Nueva York. El local estaba adaptado para recibir el gran evento: paredes forradas con condones, barra de bar y música en vivo para acoger a los cabritos y cabritas juguetones. La velada avanzaba como estava previsto, pero de repente aparecieron los cuerpos de seguridad para chafar la fiesta. Los detenidos, además, no llevaban mascarilla ni respetaban la distancia de seguridad, sorprendentemente...

¿Las epidemias adormecen los impulsos sexuales? ¿O al contrario? Eso dependerá de cada barrio... y parece que en algunos, después de las restricciones, les es necesario pecar duro y hacerlo a lo grande. 

Detienen a 80 personas por mantener una orgía ilegal

La policía ha pillado a 80 personas en plena orgía. Un llamamiento a la línea de emergencia de las autoridades dio el aviso: había mucho ruido y los vecinos sospechaban que se estaba realizando una fiesta ilegal. Después de recibir la denuncia varias patrullas se encaminaron al club swinger Calígula, del barrio de Queens, de donde provenía el jaleo. Pero ni en los más enrevesados de sus pronósticos, o sueños, se habrían imaginado lo que se encontraron: una macro orgía de más de 80 personas en pleno coronavirus.

Detienen 80 personas miedo mantener una macro orgía / Cedida

Detienen a 80 personas por mantener una macro orgía / Cedida

Los agentes se encontraron un local perfectamente decorado. Según explicó The New York Times, se trata de un antro clandestino donde las personas bebian, bailavan y... hacían el amor, repetidas veces. Había una habitación con las paredes forradas de condones para romper el hielo. También un bufete por si, entre polvo y polvo, a alguien le entraba el hambre; barra de bar, y un Dj programando música en vivo. Había camas, cajas de preservativos, alcohol, drogas..., todo cuidado al detalle, sin escatimar en nada. Pero no invitaron a la policía, al menos a cargo oficial, y cuando los agentes llegaron desmantelaron la orgía.

Como ya os imagináis, este tipo de acontecimientos están prohibidos por el aumento de casos de coronavirus en el Estado de Nueva York. Además, ninguno de los asistentes llevaba mascarilla protectora ni respetaba el distanciamiento social por la Covid-19, ni por asomo.

Los asistentes no llevan mascarilla ni respetan la distancia social

Los agentes de la policía intervinieron la macro orgía ilegal, por desgracia de los asistentes. De momento no está prohibido intercambiar fluidos celestiales entre varias decenas de personas al mismo tiempo, pero el hecho de hacerlo en medio de las restricciones de movilidad y concentración impuestas por el coronavirus fueron determinantes. Esta vez, el sano juicio interrumpió al placer.

En conclusión, podemos confirmar que el ansia por el sexo tumultuoso induce a la transgresión de los estados de alarma, y que la lujuria es una fuerza rebelde que sirve para conocer gente ... deprisa.