Diversos estudiantes de la escuela de secundaria Nueva Vista, en California (EE.UU.), llamaron el miércoles a un número de la línea directa de prevención de suicidios que se encontraba en la parte posterior de sus identificaciones estudiantiles y, para su asombro, descubrieron que se trataba, en realidad, del número de una línea directa de sexo telefónico.

Emily Lavelle, una de las estudiantes, le comentó lo ocurrido a su madre, que, tras cerciorarse de que, efectivamente, se trataba de una línea sexual, decidió publicar la foto en redes sociales.

La trasposición de dos números fue lo que causó que la escuela repartiera el número de la línea sexual en lugar del número de prevención de suicidios como parte de la lista de números de emergencia, impresa en el reverso de las identificaciones.

Los responsables del centro lamentaron lo ocurrido y procedieron a retirar las identificaciones estudiantiles de toda la escuela para imprimir otras nuevas.