El poder de las redes puede llegar a ser perverso. La policía de Mallorca detuvo en Son Gotleu a un hombre de nacionalidad argelina al que se lo había relacionado con el hurto de un bolso a una profesora. La Policía Nacional no encontró ninguna prueba de que había cometido este delito pero fue trasladado a comisaría ya que se encuentra en situación irregular. Finalmente se le abrió expediente para iniciar los trámites de expulsión de España.

Circuló un bulo por WhatsApp acusando al joven de pederasta

En el momento de la identificación, un vecino lo grabó y empezó a correr como la pólvora a través de grupos de WhatsApp y las redes sociales. El vídeo se acompañaba de una información falsa donde se lo acusaba de ser un pederasta y aprovechar la salida del colegio Santa Mònica para abusar de niñas pequeñas.

El bulo fue creciendo hasta el punto que un grupo de vecinos, cuando se lo encontraron en medio de la plaza Miquel Dolç, corrieron a zurrarlo. El joven inmigrante se sintió rodeado, increpado y cuando no tuvo escapatoria empezó a recibir puñetazos a plena luz del día. Finalmente pudo escaparse y de momento no ha sido localizado ni ha presentado ninguna denuncia. Un caso racista en mayúsculas donde la difusión de una información falsa ha traído un desenlace lamentable.