El chico marroquí de 18 años -no está claro que sea mayor de edad, se están haciendo pruebas para acreditar su edad- que presuntamente abusó sexualmente de una niña de 10 años en Calella (Barcelona), ha quedado en libertad. El joven se entregó a la comisaría de los Mossos d'Esquadra de Pineda el pasado 4 de octubre y después de pasar a disposición judicial ha quedado en libertad vigilada.

Se le ha imputado un delito de abuso por la diferencia de edad con la víctima y se le ha dejado en libertad vigilada con orden de alejamiento a la víctima.

El gobierno condena y rechaza el abuso sexual

El Govern de la Generalitat, que es el tutor legal del chico, condena y rechaza "rotundamente" los hechos y traslada todo su soporte a la menor y a su familia.

El Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias denunció a finales de septiembre en los Mossos d'Esquadra que el menor detenido se había marchado de un centro de protección tutelado por la Generalitat. Según ha podido saber ElCaso.com, el chico vivía en una casa ocupada en este municipio del Maresme.