La policía de Georgia (EE.UU.) busca a Tony Maycon Muñoz-Méndez, un violador y pederasta de 31 años que ha sido liberado por error. El hombre estaba encarcelado desde el 2015 y cumplía una sentencia de cadena perpetua.

Los hechos pasaron el viernes en la prisión estatal de Rogers, en Georgia. El Departamento de Correcciones de Georgia no ha especificado cómo se produjo el error, cuándo se descubrió o por qué pasaron tantos días sin que se informara la ciudadanía.

Incredulidad ante este error

Muñoz-Méndez cumplía condena por dos casos de violación y otro de abuso infantil agravado.

Entre sus delitos, violó y abusó de forma repetida de una víctima de sólo 10 años

Según recoge el Washington Post, el fiscal del condado de Gwinnett John Warr, que contribuyó a poner a Muñoz-Méndez en la prisión, ha asegurado a medios locales que el caso de este convicto fue muy duro y, por lo tanto, el error es de una extrema gravedad.

Lluvia de críticas

Continuando con sus críticas, Warr ha expresado que el Departamento de Correcciones de Georgia tiene que replantear cómo gestionan su seguridad, y cómo liberan gente por error". Y continúa, incredulo: "No es comprensible".

Además, el fiscal ha añadido que se enteró de la puesta en libertad de Muñoz-Méndez el mismo lunes leyendo la prensa. El convicto (ahora huido) pasó todo el fin de semana libre, y no se avisó oficialmente ni siquiera la familia de la víctima.

"Contacté inmediatamente con la madre de acogida de la víctima, y la informé de lo que estaba pasando", ha asegurado Warr.

Gran operativo de búsqueda

Desde el Departamento de Correcciones han asegurado en un comunicado que "se están utilizando todos los recursos disponibles para atrapar a Muñoz-Méndez". Además, han remarcado que se han unido con el Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos (U.S. Marshalls, en inglés) con el fin de encontrarlo.

Él insistía en su inocencia

Muñoz-Méndez se declaró siempre inocente de todos los cargos que se le imputaban. De hecho, incluso envió una carta al juez antes de su juicio, explicándole que quería que acabara el caso para volver a su país con sus hijos. "No tengo familia en los Estados Unidos que me ayude. Sólo puedo confiar en mí, y es duro", escribió.

De momento, todavía sigue en paradero desconocido.