Los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona han detenido a cinco personas, la mayoría lateros y de nacionalidad pakistaní, por su relación con un piso de la calle del Hospital del Raval, en Barcelona, desde donde se vendía droga a los turistas.

A raíz de una investigación conjunta entre los dos cuerpos policiales se detuvo una persona y este viernes por la tarde se entró en el piso de la calle del Hospital 27 y se registró, donde se encontró gran cantidad de droga preparada para ser vendida a los turistas. En el mismo momento se detuvieron los lateros en la zona de la Rambla.

droga narcopis

La venta ambulante de cerveza, la excusa

Con la excusa de la venta ambulante de cerveza, estas personas ofrecen todo un abanico de drogas a los turistas en un piso muy próximo a la Rambla. Estos 'punteros', tal como los llaman en argot policial, acompañan a los turistas hasta el punto de distribución de droga a cambio de una comisión. Esta acción de acompañamiento para la compra y el consumo de droga también está penada por el Código Penal por un delito contra la salud pública.

Los agentes de los Mossos y de la Guardia Urbana de Barcelona al interior del piso encontraron 1,5 kilos de metanfetamina, 1.500 dosis de éxtasis, 100 gramos de cocaína y 1.225 euros en efectivo.

El golpe de este viernes contra los lateros de la droga no es el primero que hacen las dos policías de la ciudad. La semana pasada se detuvieron a cinco personas también relacionadas con estos hechos.

Peleas por el control del territorio

Los últimos días se han detectado en el centro de la ciudad violentas peleas entre grupos de pakistaníes por el control de este tipo de negocio. La Guardia Urbana pudo detener a una persona por su relación con el apuñalamiento de un hombre en una de estas peleas por el control del territorio de la venta de droga. Se han intervenido varias armas blancas de grandes dimensiones, estilo machetes, de las que utilizan para pelearse.