Diversos afectados de la Covid persistente sufren secuelas cognitivas que perduran incluso muchos meses después de haberse contagiado.  

Coronavirus crónico? Lleva 8 meses con síntomas

Lara Toro fue enferma de coronavirus, desde entonces tiene  problemas "para leer hasta la novela más sencilla". Editora, escritora y profesora de catalán, dice que ha temido incluso tener que cambiar de profesión por las secuelas cognitivas que sigue padeciendo.

Lara explica que se dio cuenta por primera vez de que tenía los síntomas de la Covid-19 el 16 de marzo. Ahora, ocho meses después, los problemas respiratorios han remitido, pero le sigue persiguiendo "la niebla mental".

"Hacia mayo me di cuenta de que tenía muchas dificultades para pensar, que no entendía lo que leía. Yo soy periodista de formación, pero me dedico sobre todo a dar clase. Y sin embargo no me veía capaz incluso de resolver las dudas escolares más sencillas de mis hijos pequeños", confiesa.

PCR coronavirus / Foto archivo EFE

Profesora de catalán, Lara Toro contrajo el coronavirus en marzo y ocho meses después aun persisten algunos síntomas / EFE

Déficit de atención por el coronavirus

Toro, autora de varios libros, dice que lleva meses ejercitándose leyendo "cosas sencillas, como 'bestsellers", aunque se "despista" y tiene que ir volviendo unas páginas atrás para volver a coger el hilo cada dos por tres.

En el mes de julio, en el Hospital de Sant Pau de Barcelona pasó un test neuropsicológico en el que le confirmaron sus déficit de atención y de concentración, que le dificultan a veces encontrar las palabras al expresarse.

Dice que ha mejorado desde el verano, aunque todavía hay momentos de "colapso", como cuando un día editando un texto jurídico no identificaba la palabra "justicia", hasta el punto de buscarla en el diccionario.

Colegio / Pixabay

Profesora de catalán, Lara Toro ha temido tener que llegar a cambiar de trabajo por culpa de las secuelas cognitivas del coronavirus / Pixabay

Se asusta porque se queda en blanco

"A veces me asusto mucho porque me quedo en blanco, y yo soy una persona de letras (...) y alguien que tiene por ejemplo que corregir textos y que es muy meticulosa", ha explicado Toro, miembro del colectivo de covid persistente de Cataluña.

Con todo, ha contado que pese a las dificultades prefiere trabajar a plantearse pedir por ejemplo una baja porque sus propias tareas laborales le ayudan a mejorar cognitivamente poco a poco.

"Mi trabajo es creativo y ahora me cuesta más, pero al mismo tiempo tener este tipo de trabajo también me ayuda" a mejorar cognitivamente a través principalmente de la lectura y la escritura.