A Laia le encanta jugar a voleibol con sus amigas: ella tiene 14 años, y juega con un equipo infantil donde todas las niñas tienen un año menos. Su sueño es jugar la Copa de España infantil.

La Real Federación Española de Voleibol (RFEVB) vetó, hace unos días, a la niña de participar en este torneo porque la normativa marca que las nacidas en el 2005 tienen que jugar en categoría cadete. La madre, Marta Montserrat, ha acudido a las redes sociales para denunciar este hecho, y ahora su hija puede ver cómo se cumple su ilusión.

"Mamá, yo quiero jugar"

Según explica Marta, su hija juega con el equipo infantil cada fin de semana con mucha ilusión. Le dice que quiere hacerlo, porque le encanta.

Pero cuando la pequeña ha querido participar en la Copa de España, que se celebrará en Guadalajara, se ha encontrado con un impedimento: la Federación española. La madre de la niña, indignada, ha recriminado esta decisión: "parece que tanto la Federación como la Copa de España valoran más las normas que el beneficio común", asegura.

El equipo está con ella

La pasión y el amor que siendo la niña por el voleibol y por su equipo es recíproco: sus amigas y compañeras la quieren con ellas jugando y están muy contentas de tenerla.

Además, Montserrat asegura que Laia "ha ganado en autonomía. Antes no sabía ni sacar la pelota y ahora saca, remata...", explica, según recopilación Antena 3.

A punto de cumplir su objetivo

La denuncia de la madre en las redes ha generado un gran revuelo en torno al caso de su hija. Su historia ha captado la atención de los internautas y también de varios medios de comunicación, que se han hecho eco del suceso.

Ahora la RFEVB trabaja para que la niña pueda cumplir su sueño y jugar con sus amigas el torneo. Agustín Martín, el presidente de la Federación, ha afirmado a El Periódico que Laia no tendrá ningún impedimento para jugar la Copa.

Ni la niña ni el club Voleibol Esplugues han recibido todavía una notificación que confirme la noticia. Pero no pierden la esperanza: "Cumpliremos el objetivo", aseguran.