Un hombre de 39 años con más de 30 antecedentes policiales entró a robar en una casa después de encontrar las llaves enterradas en un jardín al municipio de Telde (Gran Canaria). El ladrón se llevó joyas valoradas en más de 50.000 mil euros.

La propietaria de la casa denunció el robo cuando volvió a casa y vio que le faltaban sus anillos, pulseras y pendientes de oro y plata con piedras preciosas, un conjunto valorado en más de 50.000 euros. En este caso, el ladrón pudo entrar en la casa sin ningún problema porque encontró las llaves enterradas en un jardín exterior y las estuvo probando en las diferentes residencias de la zona hasta conseguir abrir la puerta correcta.

La propietaria había escondido las llaves como método de precaución por si algún día las perdía las suyas.

La propietaria explicó a la Policía Nacional que ella había escondido las llaves como método de precaución por si algún día las perdía las suyas.

Varios testimonios afirmaron a la Policía que habían visto a un hombre limpiando un jardín exterior muy próximo a la casa donde se produjo el robo. Finalmente, gracias al proceso de identificación, los cuerpos de seguridad han detenido al ladrón.