Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre de 51 años porque se dejó el móvil en una colchonería de Salamanca donde presuntamente había entrado a robar.

Los hechos sucedieron la madrugada del pasado sábado cuando un hombre entró por la fuerza en la colchonería de la calle Alonso de Ojeda, en el barrio de La Salesas de Salamanca.

No fue hasta lunes cuando el propietario del negocio se dio cuenta del robo. La cerradura estaba forzada, el interior revuelto y se habían llevado un portátil, un monitor de un ordenador y un teléfono móvil.

Sin embargo, lo que no se llevó al ladrón fue su propio teléfono, que se dejó en el interior del establecimiento. Eso permitió a la Policía Nacional identificar al hombre y lo detuvo ayer por la tarde como presunto autor de un delito de robo con fuerza. El hombre, de 51 años, acumula 40 antecedentes penales por diferentes hechos como delitos contra el patrimonio.