El magistrado titular del Juzgado de Instrucción nº 13 de Madrid ordenó este jueves el ingreso en prisión provisional de Kevin Cui, el kamikaze que mató este domingo a Víctor López. Este joven de 24 años y origen chino se llevó por delante el coche del chico de 20 años cuando circulaba ebrio con su Golf morado tuneado en dirección contraria por la carretera M50 de Madrid. Criado en el municipio madrileño de Leganés y antiguo alumno del prestigioso colegio Legamar, Cui se enfrenta ahora a una posible pena de cárcel por los delitos de homicidio por imprudencia, conducción bajo los efectos del alcohol y conducción temeraria.

Alta

Los hechos tenían lugar este domingo de madrugada en el kilómetro 25 de la carretera M50 de Madrid. Cui colisionaba su Golf morado tuneado con el coche de Víctor después de conducir ebrio -triplicaba la tasa de alcohol- y en dirección contraria. El joven lograba salir del vehículo a través de una ventanilla y lograba avanzar unos metros medio aturdido hasta la llegada de los servicios de emergencias. El kamikaze era ingresado en el Hospital Gregorio Marañón por un fuerte golpe en el brazo y este jueves recibía el alta y prestaba declaración en los juzgados de Plaza de Castilla.

Estudios y fiesta

Según informa El Español, Cui creció en el municipio madrileño de Leganés en el seno de una familia china y estudió en el exclusivo colegio Legamar, donde gozaba de bastante popularidad. El joven de 24 años compartió con sus compañeros de curso viajes a bordo de un crucero y noches de fiesta en conocidas discotecas antes de centrarse en los estudios para poder presentarse a la selectividad. A su lado siempre estaba A., una modelo china de la que estaba enamorado, señala el mismo medio.

Investigación

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Coslada estaba de guardia cuando ocurrió el suceso el pasado domingo y por lo tanto asumió la investigación, en la que la Guardia Civil tendrá que determinar cómo comenzó a circular Cui en dirección contraria, por dónde entró a la M-50, cuántos kilómetros recorrió y si además de alcohol -triplicaba la tasa permitida- el joven de origen chino había ingerido otras sustancias que pudieran afectarle.