La Guardia Civil ya ha detenido a cuatro personas relacionadas con el intento de asesinato del joven Kamal Mouloudi, el chico de 17 años de Caspe (Zaragoza) que fue rociado con ácido cuando volvía del instituto el pasado 3 de mayo. Un desconocido se acercó a él y lo roció con ácido, dejándolo herido muy grave y teniendo que ser ingresado en la UCI. Kamal es un estudiante muy querido en el instituto del municipio que estaba preparando la selectividad, tal como explicaron varios amigos de la víctima a ElCaso.com.

Pagaron a un sintecho para que rociara al chico con ácido

Después de investigar quién podía haber agredido al menor de edad, la Guardia Civil llegó hasta un sintecho ―un hombre de 37 años―, al que han acusado de ser el autor material de la agresión. Pero este hombre no conocía de nada al joven Kamal ni a su familia. Estiraron el hilo y no había nada que pudiera relacionar al sintecho con el chico de 17 años.

Recibió el encargo de la excuñada del menor

Sólo una cosa hizo dudar a la policía: ¿y si lo había hecho por dinero? Y sí, el hombre había recibido, según la policía y presuntamente, el encargo por parte de una persona que sí que conocía a Kamal. Era su excuñada, la expareja del hermano de la familia que está desaparecido desde el mes de enero.

Yahya Mouloudi había desaparecido después de tener problemas de dinero. La Guardia Civil ya apuntó en el inicio de la investigación que la agresión al menor tenía alguna cosa que ver con esta desaparición pero ahora han cerrado el círculo en la expareja del hermano mayor.

Cuando Yahya desapareció, su expareja y un tío de ella intentaron encontrarlo, según Heraldo, para recuperar el dinero que él les debía. No lo devolvía y no daba señales de vida. Sabían que estaba en Alemania escondido para no hacer frente a las deudas e incluso fueron allí a buscarlo, pero no lo encontraron.

Querían cobrar una deuda del hermano desaparecido

Finalmente, la mujer y su tío amenazaron a la familia Mouloudi. Si no volvía Yahya, harían daño a un miembro de la familia. Y cumplieron. A principio de mayo embaucaron a un sintecho a cambio de dinero y drogas para atacar al hermano pequeño, a Kamal.

La Guardia Civil los ha detenido y el juez los ha enviado a prisión. En la operación también se ha detenido a una persona más a la que se acusa de encubrimiento en esta tentativa de homicidio. Esta mujer conocía a los principales acusados y sabía qué le querían hacer al menor de edad. Según Heraldo, la mujer incluso se aseguró de que aquel día el niño fuese al instituto y que podía ser atacado por el sin techo.