Un padre ha sido condenado a 29 años de prisión por violar a su hija durante más de 10 años. La Audiencia de Girona ha celebrado este lunes el juicio contra el agresor, acusado de violar de manera continuada a su hija, desde que tenía 3 años, hasta los 14.

La Fiscalía acusa al padre de un delito continuado de agresión sexual a una menor de 16 años, otro de violencia psíquica habitual, otro contra la indemnidad sexual y, finalmente, un delito contra la salud pública, ya que incitaba a su hija a consumir drogas. Además del padre, de 41 años, se ha juzgado también el tío de la chica, de 31 años, ya que también la violó.

Estaba enamorado de su hija

La madre descubrió que su marido abusaba de su hija cuando un día los vio en la cama mientras la niña le tocaba los genitales. Inmediatamente lo denunció a la policía y pidió el divorcio.

Los hechos pasaron entre el 2006 y el 2017, pero la denuncia se puso el año 2018. Este lunes se ha celebrado el juicio en la Audiencia de Girona. El padre ha sido condenando a 29 años de prisión y el tío, a 10.

El acusado aprovechó el vínculo familiar con su hija para tratarla "como un objeto sexual, desentendiéndose absolutamente de los deberes paternos más elementales" y llegando a decirle a su hija que estaba enamorado de ella., dice el escrito de la Fiscalía.

50.000 euros de indemnización

Además, también se ha pedido que se le retire la patria potestad de sus otros hijos, ya que obligó a uno de ellos a consumir cocaína para masturbarse mientras lo miraba. Finalmente, la Fiscalía también ha pedido una orden de alejamiento de 500 metros de la víctima y que lo indemnice con 50.000 euros.