La crudeza de sufrir una enfermedad como el càncer se ve reflejada en casos como el de un conocido profesional del sector de los videojuegos, que ha querido despedirse de sus amigos mediante un mensaje tan crudo como emotivo y que ha difundido por las redes sociales. "Me muero, pero me sigo considerando a la persona más afortunada de este mundo", explica a su Twitter.

Los médicos le dan unos cuatro meses de vida

"Me estoy muriendo. El tratamiento de quimioterapia definitivo no ha dando ningún resultado. Estos seis meses de auténtico infierno no han servido para nada", lamenta el Omar Álvarez, exresponsable de prensa de Nintendo en España, después del duro tracament que ha recibido. "Mis tumores siguen creciendo a una velocidad mayor de la esperada y mi tiempo aquí es muy limitado: 4 meses. Ya no hay tratamiento. Toca esperar a la muerte, clínicamente hablando", explica Omar en el texto que acompaña el tuit.

"Cuatro meses no es un número, es un batazo en los dientes en mis ilusiones las de todos los míos familiares, amigos y seres  queridos que llevamos luchando con un Leviatán de fuego todo este tiempo. Es una losa infinita de pena, de tristeza y de impotencia", prosigue.

Recaída del cáncer después de superar el coronavirus

El Omar recayó del cáncer, que le fue detectado en el 2017, a abril. Lo anunció entonces en su cuenta de Instagram, justo después de pasar una semana en el hospital y superar el coronavirus. "Me he cuidado del Covid-19 pero me han detectado una recaída del cáncer. Después de una semana complicada, la guinda vino al final. Tengo metástasis cancerígena, muy probablemente heredada de mi cáncer del 2017", escribía aquel mes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Hoy me he curado del COVID19 pero han detectado una recaída del cáncer. Tras una semana complicada la guinda vino al final. Tengo metástasis cancerígena, muy probablemente heredada de mí cáncer del 2017. Aun me quedan muchas pruebas y varios tipos de pelea y hay que verdadero cuál se la mejor. Ayer estaba devastado pero hoy estoy increíblemente positivo. Agradezco en toda la gente que está a mí alrededor, me cuida y me quiere. Soy tan afortunado que sé que esta historia la podré contar en el futuro y será una más, como se ya la del coronavirus en mí caso. Siento que mucha gente se entere así, lo siento de corazón, pero tras una semana encerrado en un hospital necesito respirar y este se lo camino para mí. Doy gracias y ánimos en todos los que han estado desde que tengo uso de razón case y a los que están desde ayer pero parece que llevan conmigo desde siempre. El tiempo se un espacio muy raro para vivir, pero tiempo se lo único que tenemos y en su vez no. Que nadie hueso|oso tape al en gente maravillosa que probablemente tengáis delante. Todo se cuestión de tiempo y sigo considerándome una persona muy afortunada, tengo todas laso herramientas mentales para vivir y gente que a la que quiero y me quiere de forma incondicional. Quiero disfrutar lo camino de curarme. Y lo voy en hacer desde hoy mismo, como tantas otras algarrobas.

En tabla|puesto shared by Omar Álvarez (@omaralvarez1987) donde|dónde

"Estaré disfrutando de cada segundo, creedme"

A pesar del trágico pronóstico, el Omar comenta que "luchará" cada mes que le queden de vida. De hecho, lejos de hundirse, prefiere plantear su situación con valentía.

"Hoy toca llorar y penar, pero a partir de mañana la palabra cáncer ya no existe a mi vida. Viviré rodeado de los míos ser queridos, utilizando el 100% de mi tiempo en lo que quiero y con quien quiero," escribe en el mensaje.

"No quiero que me preguntéis que tal estoy. Estaré disfrutando de cada segundo, creedme. No estoy dispuesto a que la 'conversación' devore mi vida. El cáncer me matará, pero no me treurà ni un minuto del tiempo que me queda, en que será brillante, preciado y bonito porque estoy rodeado de la gente más maravillosa que existe y por eso me sigo considerando a la persona más afortunada del mundo", concluye.